Minderheiten und Minderheiten -Minorías y minorías.

minoria2

Minoría. Ésta es la palabra que hoy nos invita a reflexionar y a compartir con Uds. Minoría, una palabra utilizada constantemente por un sinnúmero de personas en todo el planeta para protestar, reclamar y exigir. Minoría es para muchos un estatus especial, que los hace sentirse en condición de exigir, no sólo derechos, sino más bien privilegios.

Pero comencemos por el principio: ¿Qué es minoría? Minoría según el diccionario de la RAE es parte de un conjunto o grupo que representa el porcentaje menor o más pequeño de todo el conjunto o grupo. en base a esta definición se puede hablar de muchos grupos minoritarios. Siendo la VDB – Federación de Alemanes Étnicos – una agrupación identitaria, lógicamente el tema que nos convoca son las minorías étnicas.

Aquí deseamos hacer un breve paréntesis para que reflexionemos frente a un asunto global: hoy nos presentan a gente de color como „minorías étnicas“, pero si vemos las estadísticas demográficas, los europeos (de sangre) solo representamos entre 7 y un 9% de la población mundial, y en descenso. Adicionalmente nuestra madre Patria europea se llena cada vez más de elementos foráneos, lo que acelera nuestro descenso estadístico.

Minorías dispersas y minorías concentradas.

Cuando hablamos de minorías concentradas o dispersas, lo hacemos pensando en su distribución geográfica. Muchos Estados tienen minorías, casi todos los países del mundo tienen alguna minoría. Las minorías concentradas se ubican en un espacio geográfico específico de un determinado Estado, mientras las dispersas, están desparramadas por todo el territorio sin ser mayoría en ningún territorio en particular. Estar concentrados en un espacio geográfico específico, es un requisito fundamental para asegurar la existencia de un pueblo, sobretodo si éste es minoritario. Italia, tras la primera guerra mundial, se adjudicó un trozo del Tirol (antiguo territorio del Imperio Austro-Húngaro), en el cual la población era alemana étnica. El fascismo trató de italianizar ese territorio sin éxito. Hoy a casi 100 años de la anexión del Tirol del Sur a Italia, este territorio forma una provincia autónoma bilingüe en Italia. En Bélgica, después de la misma guerra, quedaron varias ciudades pequeñas alemanas bajo dominio belga. Hoy forman la comunidad de idioma alemán belga, concentrada en poco más de 700km2 en el este del país.

Las minorías dispersas existen en muchos países, y es muy difícil para estos pueblos lograr algún tipo de reconocimiento o derechos como pueblos. Ejemplos abundan, pero lógicamente nos concentramos en nuestros semejantes. Dentro de esta categoría estarían los alemanes de Namibia, unos 20.000 habitantes de ese país, dispersos en todo el territorio, sin ser mayoría en ningún lugar. La antigua ciudad de Lüderitz (fundada por Alemanes, así como la gran mayoría) tiene hoy solo el recuerdo de la alemanidad a través de algunos edificios y fotografías antigua. La población actual es mayoritariamente negra, especialmente en el segmento jóven. Otro buen ejemplo son los Afrikaners, ese pueblo europeo del sur de África disperso en Sudáfrica, Namibia, entre otros países. Ellos son una minoría en cada poblado, ciudad y provincia sudafricana o de Namibia que habitan. Solo existe un esfuerzo en un punto del territorio sudafricano por revertir esta situación: Orania, la pequeña comunidad étnico-cultural netamente Afrikaner. En esta localidad el 100% de la población es Afrikaner y el Afrikaans es la lengua de comunicación, siendo la única localidad que vela por el futuro del pueblo afrikaner como tal.

¿Qué hay de nosotros?

Los alemanes étnicos del Cono Sur hemos sufrido un proceso de desnacionalizacion por parte de las artificiales e inexistentes pseudonaciones „chilena“ y „argentina“. ¿Cómo pueden ser un alemán del Volga, un hispano, un guaraní y un mapuche parte de la misma nación? O ¿Cómo puede ser un mapuche, hispano, alemán de la Laguna -Launadeutsche- y un Rapa Nui parte de UNA nación? Claramente estamos frente a distintos grupos étnico-culturales, distintas identidades y por ende: distintas nacionalidades. Pero ¿Qué sucede con nosotros, alemanes étnicos? La respuesta es simple: somos una minoría del total poblacional, ya sea a nivel de Argentina, de Chile o del Cono Sur. Y estamos dispersos. Varias familias alemanas fundaron localidades como Colonia Hinojo, Puerto Montt, Aldea Protestante, Puerto Varas, entre muchas otras, pero hoy o somos una minoría en ellas o el desarrollo de las localidades ha sido tan insignificante que casi no queda gente. Y para peor, con la segunda guerra mundial, nuestro idioma retrocedió (entre los alemanes étnicos), y con ello, nuestro vinculo con la alemanidad y el sentido de autoidentificación.

Aun así, disminuyendo paulatinamente, tanto en número como en proporción, aun quedamos alemanes étnicos que nos identificamos con la alemanidad, nos sentimos alemanes (étnicos, no ciudadanos de la Rep. Fed. de Alemania) y deseamos el renacer de nuestro pueblo, nuestra sangre en el Cono Sur.

Advertisements

Ein Gedanke zu “Minderheiten und Minderheiten -Minorías y minorías.

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden / Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden / Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden / Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden / Ändern )

Verbinde mit %s