Reflexiones sobre el día del Alemán del Volga

El pasado miércoles 15. de abril, se conmemorarón el aniversario 40 del día del Alemán del Volga en la Argentina. Éste día es llamado por algunos „día del inmigrante alemán del Volga“, recordando la fecha en que representantes de esta etnia se reunian para construir estructuras organizativas en Argentina, para conservar su legado. ¿Se ha logrado el objetivo?

Los Alemanes del Volga

Los Wolgadeutsche o Alemanes del Volga en su versión castellana, son los alemanes que en el siglo XVIII forman su nueva patria a orillas de éste río ruso. Ellos llegan invitados por la zarina rusa Catalina II, la grande,  quien intenta modernizar su país. Como alemana invita a sus compatriotas a desarrollar la agricultura en las poco pobladas tierras de esa remota región, otorgándoles ciertas garantías: excepción del servicio militar, poder seguir siendo alemanes (identidad alemana), entre otras. Los Wolgadeutsche vivirán tranquilos en estas tierras hasta el ascenso al trono de Alejandro II, quien inicia una política de rusificación del imperio (Siendo Rusia el país más grande del planeta, comprende a muchas naciones en su territorio), derogando el decreto de 1764. Este hecho es transcendental en la historia de los Alemanes del Volga, quienes comenzarán a buscar nuevas tierras en otros países, donde puedan conservar su nacionalidad (identidad étnico-cultural) y no se vean obligados a dar sus vidas (extensión del servicio militar) en guerras ajenas. Para encontrar nuevas tierras envían delegados a Estados Unidos, Canadá y Brasil. Tras la primera emigración a Brasil, el gobierno de la Argentina promociona su oferta exitosamente entre los emigrados a Brasil, logrando cambiar el flujo migratorio hacia el río de la Plata.

Los Alemanes del Volga en la Argentina

En la Argentina, se fundaran pequeñas localidades llamadas aldeas en distintas provincias, siendo la primera Colonia Hinojo en la provincia de Buenos Aires, continuando con otras en Entre Rios, y la Pampa principalmente. En las aldeas, los Alemanes del Volga vivirán como lo hacían en la estepa rusa. Uno de los principales inconvenientes al comenzar su vida en las provincias rioplatenses fue la oposición del gobierno argentino a que viviesen en aldeas. Finalmente el gobierno argentino accedió. Los alemanes del Volga seguirán siéndolo en todo sentido hasta el inicio de la II Guerra Mundial.

Guerra y Nacionalismo

Con el inicio de las hostilidades entre las potencias del eje y las aliadas, la Argentina se divide entre ambos bandos y los militares, que tomaran el poder el 43` también. La Argentina neutral finalmente le declara la guerra a Alemania y Japón, tratando a sus compatriotas alemanes como enemigos dentro del Estado. Las escuelas alemanas se confiscan obligando a lo Alemanes del Volga jóvenes a educarse única y exclusivamente en castellano. Esto sumado al clima anti alemán de la sociedad de la época, hace que los alemanes del Volga dejen de cultivar sus tradiciones e idioma en casa. Con la llegada de Perón al poder, el nacionalismo intenta homogeneizar la identidad de un territorio en el que habitan varios pueblos, basado en las Fuerzas Armadas y los trabajadores.

Desde 1975

Desde la aparición de Peron en la política argentina, esta se ha dividido entre Peronistas y Anti-peronistas, de lo cual no han quedado ajenos los alemanes del Volga en la Argentina, quienes ya no actuan como grupo, sino como individuos, muchos de los cuales no se interesen en su origen. Y en este contexto se realiza la primera reunión de Alemanes del Volga, un año antes del golpe de Estado de 1976, con la dictadura y la Guerra de las Malvinas, hechos que han marcado la historia argentina reciente hasta lo más profundo. En este contexto y con una migración campo-ciudad constante, las aldeas alemanas dispersas van perdiendo gente joven. Las organizaciones culturales que se han multiplicado desde 1975 han logrado al menos reunir gente en sus eventos en torno a la alemanidad (aun cuando sea de forma festiva), otorgando un muy reducido sentido de pertenencia.

Lamentablemente el día del Aleman del Volga no ha logrado internalizarse en los hijos de este pueblo, quienes además anteponen la inexistente y artificial „argentinidad“ ante la alemanidad del Volga, fenómeno del que no son ajenos los demás colectivos alemanes del mundo. Como alemanes étnicos y también en buena medida Wolgadeutsche, consideramos que la única forma de valorar un día conmemorativo, es sintiendolo y considerandose a si mismo parte de un pueblo ÚNICO como es el Alemán del Volga. La unidad es importante, pero la unidad de aquellos que se sienten alemanes del Volga y desean rescatar su identidad, no la unidad de aquellos que solo se interesan en la alemanidad cuando se toma cerveza.

Advertisements

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden / Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden / Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden / Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden / Ändern )

Verbinde mit %s